Subir

Resultados 1 al 14 de 14

Tema: Coraline Marcus

  1. #1
    Avatar de Lunnaris
    Fecha de ingreso
    December-2009
    Ubicación
    País de nuna jamás
    Edad
    30
    Mensajes
    378
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    11

    Coraline Marcus

    El frío invierno se clavaba como puñales en mis huesos, llegaba a sentir que en cualquier momento se romperían en mil pedazos, igual que pasaba con las estalactitas que colgaban del tejado y vareaba incesantemente para que no hicieran de mi hogar una cueva inaccesible e inexpugnable. Si hubiera sabido meses atrás que los fríos amenazarían de aquella forma me hubiera previsto de provisiones suficientes para no tener que salir en todo el invierno de casa, pero no fue así y cada quince días debía de salir a por sustentos para sobrevivir.

    Que mal educada soy, aún no me presenté. Me llamo Coraline Marcus y hoy, 54 años después, estoy aquí, sentada frente a la hoguera y rodeada de mis pequeños nietos que esperan impacientes que cuente, por enésima vez, mi historia. Mi peculiar historia. No es mejor que las otras historias, que las otras vidas y tampoco peor, pero es parte de mí.
    Como iba diciendo, aquel día fue uno de aquellos señalados días, cada quince, de los que salía a por madera, comidas y algo de lana para hacer abrigos. Mi madre estaba mayor y su pulmonía tampoco le dejaba salir de la cama, así que a mi me tocaba ocuparme de todo. Mi padre murió 12 años antes, en una cruenta guerra que había estallado por todo el territorio y que amenazaba con asolarlo todo. Mi madre se armó de valor y cruzó todo el valle, yo tenía 6 años, escapando de la guerra y llegando a un lugar tranquilo y seguro donde construyó esta pequeña casa que ahora nos protege del gélido invierno.

    Volví con la carretilla llena de cosas útiles. Encendí el fuego y puse una cazuela con agua para hacer sopa. El médico había dicho días atrás que para la pulmonía debía tomar comidas calientes que permitieran que su cuerpo no se quedara frío. Había bajado la cama de mamá al salón, allí, con la lumbre, estaría más caliente.

    La sopa comenzaba a hervir en la cazuela y el agua chisporroteaba amenazando en salirse en cualquier momento, di vueltas al caldo y volvió a bajar su nivel de ebullición. De pronto escuché un ruido en la planta de arriba, un golpeteo incesante que se hacía estremecedor. Subí a ver que pasaba, una de las ventanas se había abierto y el viento no dejaba de moverla de un lado a otro. A duras penas la cerré y baje de nuevo al salón.

    El viento hizo de las suyas en el salón y una gélida ráfaga se metió por debajo de la puerta y con ella apagó el fuego. “Lo que faltaba”, pensé. Pero el aire no venía solo, algo entró solo, algo que introdujo por la ranura de la entrada. Era un sobre. Un sobre de color carmesí con un sello en blanco. La insignia era extraña. Corría la puerta para ver quien la había mandado, pero al salir no había nadie. La oscura noche lo bañaba todo y no podía ver más allá del abeto que había enfrente de casa.

    Abrí la carta.

    “Es el momento Coraline Marcus”

    No había más inscrito, la expresión de mi cara era de extrañeza. Disimulé para que mi madre no viera mi expresión de preocupación. Alguien debía haberse equivocado al mandar ese sobre, aunque lo cierto era que mi nombre estaba allí, vacilante. Cerré la hoja de papel, también color carmesí.

    Fuera de toda aquella escena y sin que nadie, a excepción de mi madre, se diera cuenta, una lágrima azul recorrió su mejilla hasta evaporarse lentamente y sin hacerse notar.

  2. #2
    Príncipe Alsan
    Guest

    Respuesta: Coraline Marcus

    Muy bueno! Me quedé con ganas de más.
    Un abrazo Lunnaris.

    Yandrak/Príncipe Alsan/Ydeon.

  3. #3
    Avatar de GranHonorableDistintivo
    Fecha de ingreso
    August-2007
    Edad
    29
    Mensajes
    700
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    15

    Respuesta: Coraline Marcus

    Me encanta, como tus bellas palabras dibujan en mi mente una situacion tan al alcance y a la vez tan lejos.
    Te animo que sigas, aqui un fan.
    Hay un flujo en el universo que se llama Dao, o Tao. El Dao fluye lentamente, pero nunca para y es increíblemente poderoso, manteniendo las cosas del universo en orden y equilibrio. Se manifiesta a través de cambios de estaciones, ciclos vitales o mutaciones de poder u orden

  4. #4
    Avatar de pendeko
    Fecha de ingreso
    October-2008
    Edad
    34
    Mensajes
    107
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    11

    Respuesta: Coraline Marcus

    Gran historia Coraline!

    A ver donde le llevará esa carta...

    Un saludo!
    Última edición por pendeko; 03-Jan-2010 a las 17:55

  5. #5
    Avatar de Lunnaris
    Fecha de ingreso
    December-2009
    Ubicación
    País de nuna jamás
    Edad
    30
    Mensajes
    378
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    11

    Respuesta: Coraline Marcus

    Había pasado un mes desde que recibí la misteriosa carta aquella noche que lo helaba todo. No hubo más indicios de aquel imprevisto. Como yo pensaba, todo había sido una equivocación, posiblemente no era la única Coraline Marcus que habitara en la tierra y que esa epístola llegara a mí no era más que una mera coincidencia. Al menos es lo que yo pensaba en aquellos momentos. Instantes en los que no era consciente del fuerte peso que ejerce el destino en los diminutos y frágiles cuerpos de los seres humanos.

    El frío amainaba, las heladas empezaban a cesar gracias al tímido sol que asomaba por las montañas. La escarcha se derretía como las maderas con el fuego y el riachuelo, antes congelado, empezaba a deleitar las mañanas con su dulce y embriagador sonido. Algún pez que otro daba saltos tras el largo invierno y los renacuajos empezaban a salir de su cascaron. El bosque que rodeaba nuestra casa empezaba a cobrar vida y con él, mamá. La tos ronca y estridente empezaba a desaparecer y cada día quitábamos un mantón de su cama. Hasta se había atrevido a hacer alguna que otra comida y sus postres, sus deliciosas tartas de queso al más estilo artesano.

    Mis salidas la pueblo para traer productos frescos eran cada vez más frecuentes y allí abajo los aldeanos comenzaban a abandonar sus casas para dejarse ver y saludarse los unos a los otros. El principal tema de conversación había sido aquel invierno que aún permanecía atado a mis huesos congelados que tardarían en dejar de tiritar.

    Ese día volví al pueblo, los doce kilómetros de regreso se hacían interminables y probablemente sería por los cántaros de leche que tenía que llevar hasta nuestra vivienda. Mamá se había quedado haciendo uno de sus ricos guisos, aunque empezaba a salir el sol, el frío no nos había abandonado por completo y las comidas calientes eran de agradecer. Al volver a casa la puerta estaba abierta y un pequeño hilo de un líquido rojizo y viscoso resbalaba en los primeros azulejos de la entrada. Los cantaros de leche cayeron haciéndose añicos y produciendo un sonido ensordecedor que hizo que algunas aves, que descansaban en las ramas de los árboles más cercanos a la casa, salieran volando abandonando su apacible descanso. Corrí hacia dentro de la viviendo, lo que me temía se confirmaba y mi cara dibujaba una cara de terror que expresaba lo que estaba viendo. En la cama, mamá yacía con los ojos abiertos como platos, la comisura de los labios entreabiertos y en el pecho, en la zona del corazón, un gran boquete. Su órgano vital aún palpitaba y al acercarme las últimas palabras de mamá resonaron como un eco en mi cabeza. “Lo siento Coraline”.

    Lo que vino a continuación es algo que, aún hoy, pensándolo me provoca un nudo en la garganta y hace que mi corazón se acelere incontroladamente. Cerró los ojos, había muerta. Entonces una luz violácea salió de su corazón y lo inundó todo, fuera el sol había desaparecido y una oscuridad inescrutable lo bañaba todo. Aquella luz se hacía más intensa y de pronto como una explosión luminosa cegó mis ojos, pero pude sentir como una puñalada en mi pecho, en mi corazón. Cuando pude recobrar la cordura mis manos, inconscientemente, agarraban mi pecho como intentando que el dolor cerasa. Mi sorpresa fue tal al ver que el corazón de mamá había desaparecido, no estaba.



    Lejos de allí, muy, muy lejos de allí, en alguna parte perdida del mundo se escuchó un enorme alarido.

    -¡MURDOOOOOR!, quiero ver a ese idiota ahora mismo¡ Os dije que no hacía falta, que había otro métodos antes de que ella muriera, ¿A caso no hablo con claridad?

    - Señor, no había otra manera, ella no lo permitió y sabéis, aunque os duela, que debía ser como ha ocurrido.

  6. #6
    Avatar de pendeko
    Fecha de ingreso
    October-2008
    Edad
    34
    Mensajes
    107
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    11

    Respuesta: Coraline Marcus

    Muy buena, si señora....

    A ver cuando te animas a poner más!

    Saludos!

  7. #7
    Príncipe Alsan
    Guest

    Respuesta: Coraline Marcus

    Me encantó. Muy emocionante.
    A ver cuando escribís la próxima parte .
    Un abrazo Lunnaris.

    Yandrak/Príncipe Alsan/Ydeon.

  8. #8
    Avatar de Lothwen
    Fecha de ingreso
    March-2008
    Edad
    30
    Mensajes
    185
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    12

    Respuesta: Coraline Marcus

    Ketttsiaaa!! ya me entere k eres tu bienvenida al server de ua si necesitas cualkier cosa kuenta konmigo !! te mando un besito enorme guapisima!!!! mandame pm si necesitas algo enserio!

    : D!!!!!!! a x cierto x aki aveces se pasa tharkus y ox estoy pendiente de konvencerlo es muy kabezota jajajajaj!!!
    un besito nenaaaa!!
    ah Y TIENES UN DON PARA ESCRIBIR SIGUE ASIII!!!!
    Última edición por Lothwen; 06-Jan-2010 a las 07:02

    La paz es uno de los regalos mas valiosos, el que la recibe la comparte.
    http://larosaescarlata.foroactivo.com/

  9. #9
    Avatar de Rina Exwild
    Fecha de ingreso
    April-2008
    Ubicación
    U.S.A.
    Mensajes
    1.086
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    15

    Respuesta: Coraline Marcus

    Muy buena la historia, esperando la siguiente parte =D.

    saludos, Rina Exwild Rosa de Jhelom.
    El silencio del envidioso está lleno de ruidos.

  10. #10
    Avatar de Lunnaris
    Fecha de ingreso
    December-2009
    Ubicación
    País de nuna jamás
    Edad
    30
    Mensajes
    378
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    11

    Respuesta: Coraline Marcus

    - Señor, me dijeron que andabais llamándome, aquí estoy. Creo que se porqué me llamáis tan apresuradamente y si me permitís…- antes de que Murdor pudiera defenderse su líder se limitó a adelantarse a sus súplicas.

    - ¡Estúpido¡ Os dije que nadie debía sufrir daños. ¿A caso no me explico con claridad? No es tan difícil la tarea que os mandé y venís, osáis presentaos ante mí con las manos manchadas de sangre y vacías.- La mano robusta y pesada del Rey paro todo lo grande y ancha que era en la mejilla del joven que no dudo en poner su mano en la zona colorada como un acto reflejo. Murdor clavó una de sus rodillas en el frío mármol, dejando su cara ardiendo al descubierto y bajando ligeramente la cabeza ante su superior.

    - Ella no lo habría permitido. No tuve otra alternativa. Además, tenía que ocurrir así. “Un alma muerta por un alma viva”, así decía en la inscripción y así se está cumpliendo. Además, Señor, Coraline… estaba al caer. Qué hubiera pasado si llega a interrumpirnos y… no es mi misión cumplir el papel de Alder. Yo… lo siento, Señor. – La voz del joven temblaba y la mejilla seguía ardiendo. Una vez terminada su réplica se limitó a cerrar con fuerza los ojos en pos de esperar otra bofetada de su Rey. Ésta, sin embargo no llegó.
    El Rey se separó del chico y se acercó a uno de los ventanales del palacio. Su rostro denotaba rasgos de furia entremezclados con ligeras pinceladas de nostalgia. La mano derecha del Rey apretó con fuera el amuleto que colgaba de su cuello, oculto bajo la túnica dorada que cubría su ya envejecida pero firme figura.


    Coraline lloraba desconsoladamente el cuerpo ya sin vida de su madre, mientras se maldecía una y otra vez haberla abandonado a su suerte. La congoja había hecho olvidar el resplandor que, unos minutos antes, habían cegado toda la habitación. Algo más calmada reparó en el incidente. ¿Qué había sido aquello? ¿A caso empezaba a volverse loca y eso solo fue fruto del shock porque su madre había muerto?

    - No te tortures más chiquilla. Es algo que tenía que pasar y ha pasado, no hubieras podido impedirlo por mucho esfuerzo que hubieras hecho.- Algo a las espaldas de Coraline empezó a hablar. La chica tragó saliva y el corazón empezó a palpitarle irrefrenablemente, como si quisiera salírsele del pecho. Dudosa de si darse la vuelta o no, llevo su mano a una pequeña anilla que tenía atada al cinturón con un conjunto de llaves, dispuesta a usarla como arma. Entonces se giró con una mirada desafiante y el manojo de llaves cuan espada en el brazo de un gran héroe.

    - Quien eres no te acerques o… yo… o te mataré.

    El hombre a su espada tenía unos cuarenta años de esas, aunque su cabello casi completamente canoso y sus facciones serias le hacían aparentar casi los sesenta. Éste enarco una de sus cejas y se quedó mirando el arma con el cual Coraline le amenazaba y no pudo reprimir una leve carcajada que intentó disimular colocando su mano derecha, cubierta con unos guantes de cuero negro, frente a sus labios. La joven empezó a hacer cálculos, era una de sus habilidades, por muy cruda que fuera la situación siempre tenía la facilidad de seguir pensando y trajinando algún plan que diera solución a sus problemas. Ató cabos, pensó, pensó, y siguió pensando… ¡Eureka! Sus labios se ahogaron en un estrepitoso grito mientras se abalanzaba contra el recién llegado.

    - Has sido tú. Maldito seas tu la has matado ¡¡¡!!!! Ahhhhhhhhhhh vas a morir hijo de… ¿Quién crees que eres para llevarte su vida? Cobarde ni si quiera se ha podido defender, estaba enferma, estaba…- Sus palabras se cortaron en puños y golpes en el pecho del hombre que parecía no inmutarse a los golpes y sollozos que finalmente terminaron en lágrimas irremediables y sonoras, muy sonoras. Él la abrazó y la estrechó entre sus brazo y la meció ligeramente, como la madre que consuela a sus pequeños cachorros que tiemblan de miedo después de ver al mas temible de los depredadores.

    - Tienes que confiar en mí Coraline. No te voy a hacer daño, pero hay alguien que si que quiere matarte. Aunque dudo que hayan sido los mismos que hayan matado a tu madre. Si te calmas y confías en mí podré explicarte algunas cosas.



    OFF: perdón por cortar de esta manera. Mañana prometo seguir con esta parte

  11. #11
    Avatar de Krix
    Fecha de ingreso
    February-2007
    Mensajes
    234
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    13

    Respuesta: Coraline Marcus

    Ainsss,...

    Nos tienes en ascuas!!!! porfiiii, nuestro siguiente capitulo!!!!

    Saluditox,
    Krix
    Visita mi revista ===> Tele gaZeta Salsa Rosa_ua

  12. #12
    Avatar de Lunnaris
    Fecha de ingreso
    December-2009
    Ubicación
    País de nuna jamás
    Edad
    30
    Mensajes
    378
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    11

    Respuesta: Coraline Marcus

    Jaja lo antes posible Krix¡! que tengo mucha pereza :P

  13. #13
    Avatar de Jalila
    Fecha de ingreso
    October-2007
    Mensajes
    90
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    12

    Respuesta: Coraline Marcus

    My dear Lady Coraline:

    Hace tiempo que no disfrutaba de un relato tan bien escrito, tan bien puntuado y ortográficamente correcto como el suyo.

    (Un, dos tres,cuatro, cinco) Son los espacios de comienzo de párrafo.Excusez moi. Por favor, no pienses en ningún momento que esto es una crítica. Nada más lejos de mi intención. Yo sólo conseguí una vez escribir un relato en dos partes ¡¡¡Y tú llevas tres!!!

    Sólo soy una humilde periodista de un periódico ya extinguido, el Moonglows nius, si conoces a alguien de ese clan es posible que conserven alguna edición. Perdón, he pasado del usted al tú sin permiso. Pero me siento feliz porque haya alguien que escriba como usted.

    Sin venir a cuento de nada. Este mundo que vivimos es realmente increíble. Llevo toda la tarde-noche buscando una canción. Es igual. Termina tu historia por favor. Estoy deseando leerla.

    Un beso, creo que tengo el permiso de toda la Biblioteca de Moonglow, un beso de parte de todos los que escribimos la historia de este maravilloso mundo que llamamos Sosaria.

  14. #14
    Avatar de Lunnaris
    Fecha de ingreso
    December-2009
    Ubicación
    País de nuna jamás
    Edad
    30
    Mensajes
    378
    Reputacion: 10
    Poder de reputación
    11

    Respuesta: Coraline Marcus

    Entre el dolor, la duda y el pensamiento de que ya no le quedaba nada a lo que aferrarse decidió seguir al extraño que la invitaba a acompañarla. Si había sido el hombre que había matado a su madre, se enteraría y le juraría venganza, y si la alejaba de la casa para matarla daba igual ya no quedaba nada de brillo ni esperanza en los ojos de Coraline. Primero su padre y ahora su madre. “Debí haber sido muy mala en la otra vida para que Dios escriba un camino tan oscuro y nostálgico dentro de este cuerpo frágil y adolescente”, iba pensando mientras se adentraban en el bosque sin apenas darse cuenta de que pronto se haría de noche.
    Sus pensamientos iban y venían de un lado a otro, de unos momentos de su corta vida a otros. Algo sacudió su mente y paralizó, por segundos, sus piernas, volvió la vista atrás y una lágrima blanquecina recorrió sus mejillas sonrojadas por el frío. La imagen muerta de su madre volvió a su mente y la recordó viva, sana, junto al puchero haciendo sus ricas y jugosas sopas calientes. Entonces lo pensó, pensó en el bello cuerpo de su progenitora, lo vio tumbado en aquella cama y observó como se iría convirtiendo en mugre fruto de la humedad y las baterías, y los pequeños bichitos que no dudarían en apoderarse de ese manjar, como se desvanecería poco a poco dejando un esqueleto enclenque que nadie reconocería. Nadie llegaría a tiempo para encontrar el cuerpo y procurarle un entierro digno, con lirios y rosas, como ella siempre había querido.


    - Coraline, tendremos que acampar en unas cuevas que hay un poco más adelante, se hace de noche y estos bosques no son nada seguros. Mañana, al amanecer, seguiremos nuestra ruta, no queda mucho, para la hora del almuerzo habremos llegado.


    Sus deliciosos recuerdos se desquebrajaron al oír la voz de su guía. Asintió, aunque realmente no había escuchado nada de lo que él le había dicho. Se dio cuenta que si en esos momentos quisiera volver a casa no podría hacerlo, no había prestado atención al camino y no sabía donde estaba.


    Entraron a una pequeña cueva húmeda y fría, pero que los protegería de la noche y los depredadores. Su acompañante encendió un pequeño candil de aceite que iluminó, ligeramente, la guarida en la que se encontraban. Las paredes vestían dibujos de bestias antiguas y cazadores con túnicas y taparrabos de pieles oscuras y color ocre. Realmente era una cueva, aunque unas mantas viejas apiladas en un rincón daban a entender que no eran los primeros en entrar allí. Posiblemente era un lugar de paso y descanso de viajeros y comerciantes. El extraño le acercó una de las mantas a Coraline y esta la aceptó con gratitud intentando dibujar una sonrisa en su cara que no pareció más que media luna dibujada en un rostro sin expresión.


    - Es hora de que me presente. Me llamo Gustav Olson, no puedo darte más identidad, pues no me lo permiten pero puedo adelantarte un poco por qué estoy aquí y por qué he ido a buscarte. Eres alguien especial Coraline y posees una gran habilidad. Los altos cargos para los que trabajo consideran que soy la persona indicada para ayudarte a desarrollar el poder con el que los Dioses te han bendecido. Pero esto no significa que yo también los tenga, es simplemente que estudié sobre ello y conozco todos los detalles. Según nos consta eres la única persona que los posee y aquella que nos podrá salvar a todos. Yo, pequeña, seré tu tutor y maestro hasta que estés preparada.


    La mente de Coraline no alcanza a entender demasiado de lo que Gustav le hablaba, poderes de Dioses, ser especial, tutores, maestros, altos cargos. Las palabras se amontonaban en los pequeños huecos de su mente que no se ocupaban del recuerdo de la mente de su madre. Lo único que se le ocurría en esos momentos era que todo había sido un error y que estaba pagando por los platos de otra persona.


    - No puede ser, debe haber un error. Me acusáis de algo que no es. No tengo ningún poder, soy normal y por tu culpa y tu error han matado a mi madre.

    - No es un error Coraline, entiendo que lo que ha pasado hoy sea un shock para ti, pero no puedes negarte a tu camino. Los Dioses han hablado y te han elegido, te tendrías que sentir privilegiada porque tú serás quien nos salve a todos.

    - ¿Y si me niego? Esto es una locura, alguien ha debido confundirse.

    - No puedes negarte, las cosas sucederán como está escribo que van a ocurrir. Si te niegas a nuestra protección otros irán a por ti y te matarán. Eres el eslabón perdido de la cadena del destino y ahora, Coraline, te hemos encontrado.

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
YoutubeFbChat IRCTwit